Loading
Ago 7, 2018

OTRO SUEÑO

written by Nury Melgarejo
in category Recomendaciones

Santa Azul, madre de la organización de éste blog, bendita entre las que escriben sus entradas.
Ruega por mí que no quiero escribir sobre los temas que enviaste y bendice esta entrada con tu impecable ortografía.

Amén

Esta semana he soñado mucho. Escuché por ahí que los sueños son representaciones de nuestros deseos pero también que son una forma que tiene la memoria para organizar la información y deshacerse de aquello que ya no le sirve.

¿Será cierto? ¿Olvidaré las cosas o las personas con las que sueño?

Tengo una confesión que hacer: hace poco traté de recordar tu cara sonriéndome y apenas y lo logré, se me hizo un nudo en la garganta. De todas las cosas que podría olvidar, tu cara es la que menos quiero que tenga ese destino. Todavía te veo ese día en el VIPS sonriéndome y tomando de mi mano como lo hace alguien que pide perdón (no te preocupes, lo entendí todo).

1. Vivo con A. en un departamento blanquísimo en la costa de Japón, de la nada ocurre un desastre natural y todo se viene abajo. Salen animales del fondo del mar, de esos que la gente encuentra y sube fotos a fb porque piensa que son aliens o experimentos del gobierno. Uno de ellos me persigue, es una anguila con cabeza de feto, tengo miedo porque se me acerca como queriéndome decir algo y caigo sobre la arena. Al caer, se me clavan un montón de animalejos que parecen pedacitos de vidrio. Grito tan fuerte como puedo para que alguien venga y me rescate. Aparece A. y me lleva en brazos hasta un lugar que él considera seguro, me siento amada, he esperado este momento toda mi vida. Alguien me resguarda. A. prosigue a curar mis heridas y vemos juntos desde alguna azotea el desastre que ha dejado el huracán.

2.Vivo sola en un pequeño apartamento “tipo estudio”. Apareció en los anuncios de FB hace unos días, cerca de metro Eugenia, me quedo ahí sola. ¿Les digo la verdad? Digo, aprovechando que nadie lee estos blogs. Es en serio, Azul, yo creo que sólo tú lees esto. Bueno y mi mamá, pero de ahí en fuera nadie los lee, ni Michelle, ni Fer y tampoco Charlie. Apuesto lo que quieran a que aquí podría escribir que sé que estoy en contra de cada palabra que dice tu libro AJ. y nadie me diría nada. Ni tú, porque no me lees. En fin, como nadie nos lee, puedo aprovechar para confesarme: no me imagino viviendo sola, me sentiría vulnerable. Y pues nada, el sueño continúa y llegas a mi casa con un six pero te quedas en la puerta. Y como te extraño, te abrazo fuertísimo. Pasan las horas. La luz del cuarto cambia. Ya es de noche. ¿Te puedes quedar un rato más? ¿No? No hay problema, yo lo entiendo. Te abrazo un poco más y dejo que te vayas allá: a tu hogar.

3. Siempre he pensado que los pingüinos son los animalitos más desafortunados del mar, me gustaría poder decirles que todo va a estar bien y que ya nada malo les va a pasar. A veces, en secreto, me río de sus desgracias, pero después me arrepiento. Me acuerdo que eran tu animal favorito Jota, con tu mal humor y tu mala fortuna, pues sí, lógico que te gustaran los pingüinos. Pero a ti no te gustaban por su piquito, por sus alas inútiles o porque de bebés uno se derrite de amor por ellos. A ti te gustaban por su fidelidad. En fin, a los pingüinos les va muy mal. En serio, los violan orcas, leones marinos y a veces pandillas de delfines adolescentes que se organizan para matarlos y fornicar con su cadáver. Sus alas no sirven de nada, se caen cada que tienen la oportunidad y hay gente que les hace diminutos suéteres de lana que pica y nadie se pone a pensar que los pobres no se pueden rascar. Esto no se los cuento porque lo soñé sino porque simplemente se los quería contar. Al fin y al cabo, como ya les dije, nadie nos lee.

La semana que viene seguro sueño más y haré conexiones rarísimas con temas que nada tienen que ver, porque a veces narrar no se trata de contar la acción sino de establecer un diálogo con el interior.

 

Leave a comment